El Siervo de Dios don Juan Macha

Sługa Boży Ksiądz Jan Macha
El Siervo de Dios don Juan Macha (1914-1942), sacerdote diocesano

Nació el 18 de enero de 1914 en Chorzów Stary. Fue el hijo mayor de Pablo y Ana de la casa Cofałka. Terminó la escuela primaria y secundaria en su ciudad natal. Inmediatamente después de la graduación solicitó la admisión en el Seminario de Silesia en Cracovia sin embargo, a pesar de mucho insistir, su solicitud fue rechazada. Durante un año estudió en la Facultad de Derecho y Administración de la Universidad Jagellónica. En 1934 comenzó sus estudios teológicos y su formación en un seminario. Ya como clérigo, se caracterizaba por una profunda devoción y una particular sensibilidad hacia los demás.
El 25 de junio de 1939 fue ordenado sacerdote por el obispo Stanisław Adamski en la iglesia de los apóstoles Pedro y Pablo en Katowice. Celebró la misa primicia en la iglesia parroquial de Santa María Magdalena en Chorzów Stary. En su cuadro de la primicia escribió el lema: „Señor mío y Dios mío”.
En septiembre de 1939, comenzó su servicio como vicario en la parroquia de San José en Ruda Śląska. El comienzo de su sacerdocio coincidió con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, que dejó una profunda huella en la comunidad de la Iglesia en la Alta Silesia. Sus sermones conservados desde aquel período muestran su profundo vínculo con Dios y su compromiso con la formación espiritual de los fieles. Vivió de cerca la difícil situación económica de la época y fue testigo de tragedias familiares en las que padres, esposos e hijos fueron arrestados, asesinados o llevados a campos de concentración; fue así que nació en él la idea de organizar ayuda material y espiritual para esas familias. Obtuvo recursos materiales, dirigió secretamente el ministerio pastoral, consoló a los que estaban quebrantados de espíritu, llevó esperanza y fortaleza con la palabra de Dios. La acción caritativa que organizó prosperó rápidamente ya que muchos jóvenes (estudiantes, miembros de la Asociación Católica de Jóvenes y scouts) atraídos por el ejemplo de su párroco, se unieron a él. Este movimiento llamó la atención de los alemanes que iniciaron a alimentar sospechas sobre una posible actividad contra el régimen.
El 5 de septiembre de 1941 Juan Macha fue arrestado por la Gestapo. Primero fue llevado a un campamento temporal y luego a una prisión en Mysłowice. Fue sometido a crueles torturas durante numerosos interrogatorios pero esto no quebrantó su fe, fue muy significativa su integridad religiosa ya que con ella fortaleció a sus colegas y gracias a esa fe sin límites permanecieron unidos y fuertes. A pesar de todo Juan rezó mucho y pidió a Dios el perdón de sus torturadores. En cartas escritas a su familia, a menudo pedía una oración porque sabía que gracias a la misma se mantenía fuerte y vivo.
Llevaba un breviario consigo y fabricó un rosario con cuerdas sacadas de su colchón y astillas de la madera del lugar.
En junio de 1942, el Padre Jan Macha fue llevado a la prisión de Katowice en la calle Mikołowska y allí el 17 de julio de 1942 fue condenado a muerte. La noticia de la sentencia impuesta a un joven sacerdote no sólo afectó a su familia y a la parroquia rutena. El Padre Franz Wosnitza, entonces Vicario General de la Diócesis de Katowice, trató de cambiar la situación pero no lo logró.
En la tarde anterior a la ejecución, el Padre Juan procedió a la confesión y escribió una carta de despedida a su familia en la que expresó: „Mi único deseo era trabajar para nuestro Señor Dios, pero no pudo ser. Gracias por todo! Nos vemos allá arriba junto al Todopoderoso”.
Mantuvo la paz hasta el último momento.
La ejecución tuvo lugar en la guillotina un cuarto de hora después de la medianoche del 3 de diciembre de 1942. Se cree que su cuerpo fue llevado a un crematorio en Auschwitz. Dejó entre nosotros el recuerdo de un ferviente pastor que combinó hábilmente el servicio sacerdotal con la caridad y que lleno de amor a Dios y a la Patria dio su vida por la fe.
El proceso de beatificación del P. Juan Macha comenzó en Katowice en 2013. En septiembre de 2015, después de la finalización de la investigación diocesana, la documentación relativa al martirio del Siervo de Dios fue transferida a la Congregación para las Causas de los Santos. El 28 de noviembre de 2019, el Papa Francisco aprobó el decreto sobre el martirio del Padre Jan Macha.
Los preparativos para la ceremonia de beatificación están en marcha. Les invitamos a orar por la intercesión del Siervo de Dios. Por favor, informen al postulador de cualquier gracia recibida de Dios a través del P. Jan Macha.

Cúria Diocesana de Katowice
ul. Jordana 39
40-951 Katowice
POLONIA